Aplazar impuestos es fácil... hasta que te piden avales

 

Pero antes, repasemos cómo has llegado hasta aquí.

 

Llega junio. Si tienes una empresa, ya sabes que toca pagar la liquidación anual del impuesto de sociedades. Sin olvidar, que trimestralmente estás pagando el IVA y el IRPF si también eres autónomo. Podríamos seguir enumerando impuestos, pero sería un nunca acabar.

Algo que puede parecer tan "simple y sencillo" como pagar tus impuestos cuando toca, se puede volver una pesadilla. Esto ocurre cuando tus clientes no te pagan o tienes que pagar en un mal momento de tesorería para tu empresa.

Normalmente estos dos problemas vienen de la mano. Qué te vamos a contar ¿no?

Tienes que pagar un impuesto en menos de 90 días, pero tus clientes te pagan a 180 días. Mal asunto. Tienes un problema de liquidez, pues eres tú quien tiene que adelantarle ese dinero a Hacienda antes de que te paguen.

 

No hace falta que expliquemos todo lo que se te pasa por la cabeza cuando ves que Hacienda te está exigiendo más de 30.000€ en impuestos y tú sigues sin cobrar. Encima te pide un aval para concederte el aplazamiento.

No queda otra. Aceptas que no puedes pagarlo en este momento y buscas una solución.

Lo típico, acudes a Hacienda y solicitas el aplazamiento de la deuda. Si no, tu negocio corre serio peligro de no poder pagar, con todo lo que eso conlleva.

Es más, Hacienda sí que no perdona. Como tu deuda es mayor de 30.000€ te pide un aval o garantía para aplazar o fraccionar el pago del impuesto.

 

Un problema más que tienes.

Necesitas sí o sí ese aplazamiento. Está en juego el futuro de tu empresa.

Pero seamos sinceros, el hecho de presentar un aval, te provoca dolores de cabeza. Busquemos una solución.

 

 

Está claro que necesitas un aval

 

Seguramente pensarás en ir al banco y pedirlo. Pero, ¿es esa la mejor solución?

 

VEAMOS QUE SUPONE RECURRIR A UN AVAL BANCARIO

  • Vas al banco, pides un aval y cuando ves las condiciones que te ofrecen se te cae el mundo encima.
  • Tienes que dejar tu dinero inmovilizado. Te dicen que sí, que te dan el aval, pero a cambio de dejar cierta parte del dinero sin tocar. No es algo muy lógico si tienes problemas de tesorería.
  • Es una deuda más que se junta con el resto y queda registrada. Exacto, cuando necesites pedir un crédito o un préstamo, las condiciones que te ofrezca serán incluso peores que las de ahora.
  • Comisiones por doquier. Comisiones de apertura, de mantenimiento o de cualquier cosa que se le ocurra al banco.

Los bancos no son siempre la mejor solución. Y, menos cuando hablamos de avales para aplazar impuestos.

Está claro, el aval bancario no parece la solución más adecuada si quieres sanear la tesorería de tu empresa sin arruinar tu capacidad de financiación.

 

Hay una solución perfecta para presentar tu aval para aplazar impuestos

EL SEGURO DE CAUCIÓN PARA APLAZAMIENTO DE IMPUESTOS

El seguro de caución tiene la misma validez que un aval bancario. La principal diferencia, es que quien te presta el dinero es una aseguradora y no el banco. 

Quizá te parezca algo sin importancia, pero no es así.

 

Estas son las 3 grandes diferencias con el aval bancario:

 

gastos

NO compromete las condiciones financieras de tu empresa al no quedar reflejada la deuda en la CIRBE. Mientras menos deudas, mejores condiciones tendrás cuando pidas dinero al banco y de verdad te haga falta.

Bank building

NO es necesario inmovilizar el importe del aval. Ese dinero seguirá estando a disposición de tu empresa. Tu tesorería no sufre.

cashflow

Olvídate de las mil condiciones del banco. No existen comisiones de apertura o de mantenimiento, entre otras. Menos gastos de los que preocuparte.

ASÍ ES COMO LO HACEMOS EN VIAFINA

01

RELLENA EL FORMULARIO

Rellena el formulario de contacto que tienes al final de esta página. En un máximo de 48h nos pondremos en contacto contigo.

Te pediremos solo 4 datos. Los imprescindibles para que todo esté perfecto y tengas toda la información que necesitas cuando hablemos por teléfono.
02

REUNIÓN RÁPIDA POR TELÉFONO

Primera toma de contacto.

Hablaremos sobre tu empresa y te indicaremos qué documentos necesitamos para empezar a trabajar.
03

NOS PONEMOS MANOS A LA OBRA

Buscamos la mejor opción para aportar el aval para aplazamiento de impuestos. De nuevo 48h máximo.
04

TE PRESENTAMOS EL MEJOR AVAL PARA TU EMPRESA

Te presentamos las propuestas. Tendrás tu tiempo para estudiar las distintas opciones.

05

YA TIENES TU AVAL

Una vez aceptada alguna propuesta, agilizamos todos los trámites necesarios para que, por fin, puedas aplazar tus impuestos sin problemas.

¿POR QUÉ CONSEGUIR TU AVAL CON VIAFINA?

Podríamos hablarte de los años de experiencia en el mercado o de mil cosas más que seguramente no te importan.

Es mucho más interesante contarte esto:

Si optar un por un seguro de caución tiene sus ventajas frente al aval bancario, optar por hacerlo con Viafina todavía más

Conoce las condiciones de tu aval en un máximo de 48h.

Sabemos que tu tiempo es muy valioso, por eso agilizamos al máximo todos los trámites.

Nos ponemos en contacto contigo para recabar la información necesaria y empezar a buscar la mejor opción para tu aval.

Buscamos la mejor opción para tu agencia. 

Somos corredores de seguros, por lo que no tenemos ataduras a ninguna aseguradora.

En cuanto tengamos los datos necesarios, nos pondremos a buscar las mejores opciones del mercado.

Especialistas en caución.

Por su complejidad, no hay apenas corredores que estén especializados en caución, algunos, ni siquiera la trabajan.

Nosotros, en cambio tenemos una plataforma dedicada exclusivamente a los seguros de caución. Surety&Bonds.

¿TODAVÍA TE QUEDAN DUDAS?

Intentaremos responder aquí a las dudas más frecuentes.

El seguro de caución, es un tipo de seguro que sirve para garantizar un acuerdo entre dos partes. Exactamente igual que un aval.

La única diferencia, es que en este caso, quien garantiza el acuerdo es una compañía aseguradora en vez de un banco.

En España, La garantía que ofrece el seguro de caución es la misma que la de los avales bancarios (Real Decreto Legislativo 2/2000 de 16 de Junio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley 13/1995, de 18 de Mayo, de Contratos de las Administraciones Públicas).

CIRBE no es más que un acrónimo, en este caso de Central de Información de Riesgos del Banco de España.

Vale, muy bien, ¿y eso que significa? Hablando claro, es el único estamento legal y fiable donde se registran las deudas tanto de particulares como de empresas.

Principalmente por dos razones:

  • Al no computar en CIRBE. No queda registrado como deuda, por tanto el scoring bancario no se ve reducido. Es decir, a la hora de buscar financiación, seguirías siendo igual de fiable, que antes de pedir el aval.
  • No requiere inmovilizar dinero alguno, se paga la póliza y ya está. Cuando se recurre a un aval bancario, normalmente hace falta aportar alguna garantía extra (el propio dinero muchas veces).

No. De hecho, es una de las principales ventajas del seguro de caución. Se paga la póliza y ya tienes tu aval con la misma validez que la de un aval bancario.

Desde la última reforma no todos los impuestos son aplazables.

Impuestos aplazables:

·         IVA (mod. 303) e impuestos especiales.

·         IRPF. Pagos fraccionados a cuenta (mod. 130 y 131) y liquidación anual (mod. 100)

·         IS. Liquidación anual del impuesto de sociedades (mod.200)

Impuestos no aplazables:

·         IRPF. Retenciones e ingresos a cuenta (mod. 111, 115 y 123)

·         IS (Impuesto sociedades).

o   Retenciones (mod. 111, 115 y 123)

o   Ingresos a cuenta.

o   Pagos fraccionados. (mod. 202)

Puedes solicitar el aplazamiento de impuestos durante el plazo que exista para pagar cada impuesto. Es decir, en el momento de hacer la autoliquidación.

Si tienes que presentar algún documento acreditativo (para aplazamientos >30.000€) y pudiera existir algún fallo o falta documentación, tienes 10 días para presentarlos. De lo contrario, no se aceptará el aplazamiento de impuestos.

EN RESUMEN

Si quieres aplazar tus impuestos sin hipotecar tu negocio, necesitas un aval que:

 

  • No comprometa la situación financiera de tu empresa.
  • No suponga inmovilizar cantidad alguna. Ese dinero debe quedar en tu balance.
  • Sin comisiones.

 

Lo que necesitas es un seguro de caución para aplazamiento de impuestos.

Y en eso, Seguros Viafina y nuestra plataforma de caución Surety&Bonds, podemos ayudarte.

CONTACTA AHORA Y HAZ QUE EL AVAL PARA APLAZAR IMPUESTOS DEJE DE SER UN PROBLEMA

SUBIR